fbpx

En todos lados hemos escuchado hasta el cansancio de los efectos negativos que un excesivo consumo de azúcar puede traer a nuestra salud. Nada menos en México basta con ver las estadísticas para saber que somos de los principales lugares a nivel mundial en enfermedades relacionadas a esta mala costumbre y malos hábitos alimenticios consumiendo productos ricos en azúcar, costumbre que se ha adquirido con el paso de las décadas.

Hoy en día diferentes instituciones relacionadas con la salud han incluso impuesto leyes relacionadas con el consumo de estos productos dado que se ha convertido en un problema de salud pública muy importante. A su vez, esto lo han escuchado grandes sectores industriales de alimentos y bebidas que muchos de ellos han reformulado sus productos con el fin de mitigar sus dañinos efectos.

A esto, hemos de sumarle la tendencia mundial que ha optado por tener una vida más saludable, no solo con el tema del azúcar sino de la vida en general, rutinas de ejercicio, productos libres de gluten, libres de grasas trans y con una específica table de valor nutricional han sido algunos aspectos que han mejorado.

Pero que es lo que verdaderamente se produce en nuestro cuerpo cuando consumimos productos con altos azúcares refinados. En este artículo exponemos las principales consecuencias de sus efectos y algunas recomendaciones que seguro te interesarán para llevar una vida más natural y saludable.

Estos datos fueron recabados según especialistas en el cuidado de la salud y la alimentación que nos dejan ver al menos, un poco a lo que estamos expuestos a consumir este tipo de productos, las cuales te describimos a continuación:

1. Empezamos por las más obvias, la aparición de problemas dentales como la caries, y es que según una entrevista del New York Times el consumo de azúcar estimula la aparición de bacterias que se alimentan de ella, que s vez producen ácidos que dañan el esmalte de los dientes. Por lo que debemos poner especial atención con nuestra higiene bucal.

2. Estimula el apetito en exceso, esto se ha demostrado a través de diversos estudios realizados por distintas universidades, con base en sus investigaciones, el consumo de azúcares inhibe la hormona del aptito y la saciedad conocida como leptina, lo que produce un descontrol en las señales de saciedad, por lo que comeremos por encima de lo normal.

3. Cuantas veces no hemos escuchado que todo lo que tiene azúcar sube de peso, bueno pues esta es una realidad, el consumo de productos con grandes cantidades de azúcares refinadas, que se traduce en alto contenido calórico, contribuye al aumento de peso, que puede ser desde leve hasta obesidad, por lo que para mantenerse en forma (y por salud) debemos evitar al máximo estos productos.

4. Uno de los padecimientos que incluso puede provocar la muerte es el daño al hígado que desencadena diabetes. Evitar a toda costa bebidas gaseosas y jugos altamente industrializados y reducirás enormemente las posibilidades de tener este padecimiento. Desafortunadamente en México este padecimiento relacionado con otras enfermedades como el sobrepeso van en aumento ☹

5. Lo que hablamos anteriormente, el sobrepeso no solo esta relacionado con la diabetes, sino también con el sistema circulatorio y respiratorio, entre otros. Nuevamente consumir gaseosas es de las principales causas de este padecimiento

6. Otra enfermedad que afecta al hígado conocida como hígado graso la cual consiste en una sobre saturación del órgano para procesar todos los azúcares que recibe lo que desencadena la enfermedad, la cual sino se trata puede ser mortal.

7. El excesivo consumo de azúcar provoca que el páncreas no pueda producir la suficiente insulina para transformar esa glucosa en azúcar acumulándola en los tejidos, lo que la convierte en la principal causa de obesidad.

8. Si lo anteriormente mencionado no se controla y trata a tiempo, puede derivar en cáncer de páncreas cuya mortalidad es extremadamente alta.

9. Otro padecimiento crónico es la insuficiencia renal la cual atrofia sus importantes funciones en el organismo

10. Hipertensión arterial padecimiento que esta fuertemente ligado al consumo de altos contenidos de azúcar.

¿Cuáles son las recomendaciones para dejar de consumir azúcar?

Sabemos lo complicado que esto puede resultar especialmente si estamos familiarizados y acostumbrados a consumir este tipo de productos pero te prometemos que será algo que tu cuerpo agradecerá enormemente, he aquí algunas recomendaciones dadas por éste portal:

• La más común, evita productos altamente industrializados como las gaseosas, jugos y bebidas energéticas. Sustitúyelos por frutas o verduras frescas
• Sin importar tus actividades prevé tus alimentos, aunque pueda resultar un poco complicado, evitar consumir productos empaquetados o enlatados
• Aliméntate varias veces al día, y en horarios regulares, evitará caer en tentaciones que será mejor evitar
• Opta por productos naturales, o en su defecto con cero azúcar incluso en convivencias como Agua Brava Hard Seltzer
• Bebe agua natural, especialmente cuando tengas antojo de los productos prohibidos, esto te ayudará a calmar la ansiedad
• Come sanamente, especialmente productos ricos en proteína que saciarán tu apetito por lo que no se te antojará el azúcar
• Sobre todo al principio, es importante distraer tu mente, evita pensar en aquellos productos de los que te estás alejando
• Si de plano la ansiedad te esta matando, puedes consumir un producto de los que anteriormente consumías, finalmente esto te calmará al ansiedad

Conclusión

No sabemos hasta que punto las medidas reducidas en lo que consumimos contribuyan a acabar en el problema, pero en Agua Brava que es libre de azúcar ponemos nuestro granito de arena esperando que muchos de sus productos se sumen a este esfuerzo por nosotros como consumidores.
Y como consumidores será nuestra voluntad dejar de lado estos productos que nos producen daños a la salud. Aunque sabemos que puede resultar en toda una faena los beneficios que obtendrás a cambio serán mas que gratificante.

¡Y oye! Ya que sabemos que Agua Brava Hard Seltzer no contiene azúcar, ¿por qué no vamos por las bravas?